13 de enero, 20.00h
14 de enero, 17.00h
14 de enero, 20.30h

Precio: desde 13 euros + gastos de gestión
3 de enero, 17.00h
3 de enero, 20.30h
4 de enero, 17.00h
4 de enero, 20.30h

Precio: desde 16,75 euros + gastos de gestión
29 de diciembre, 17.00h
29 de diciembre, 20.00h
30 de diciembre, 12.00h
30 de diciembre, 17.00h

Precio: 15 y 35 euros + gastos de gestión
2 de diciembre, 20.00h
3 de diciembre, 17.00h
3 de diciembre, 20.30h

Precio: desde 15 euros + gastos de gestión
26 de noviembre, 20.00h
27 de noviembre, 12.00h
27 de noviembre, 17.30h

Precio: 20 y 25 euros + gastos de gestión
11 de noviembre, 20.00h
12 de noviembre, 17.00h
12 de noviembre, 20.30h
13 de noviembre, 12.00h
13 de noviembre, 17.00h

Precio: desde 15 euros + gastos de gestión
5 de noviembre, 17.00h
5 de noviembre, 20.30h

Precio: desde 15 euros + gastos de gestión
28 de octubre, 20.00h
29 de octubre, 20.00h

Precio: 15, 20 y 25 euros + gastos de gestión
7 de octubre, 20.00h
8 de octubre, 17.00h
8 de octubre, 20.30h

Precio: desde 15 euros + gastos de gestión
Skip to main content

Con el estreno del espectáculo y el comienzo de su gira, seguro que la palabra inventio va a sonar mucho, pero, ¿qué significa exactamente? Hay una acepción íntimamente ligada a la retórica ya que la inventio es uno de sus cinco cánones y consiste en la primera fase de búsqueda de ideas y argumentos pertinente para el tema del discurso. Pero inventio tiene otros significados, entre ellos el de aparición milagrosa de una reliquia en un lugar.

Y aquí es cuando el Camino de Santiago y la inventio se dan la mano, porque ese es el nombre por el que se conocen los hechos que llevaron al descubrimiento del sepulcro del apóstol en Galicia. Hay voces críticas que apuntan a que no es del todo acertado usar el término inventio porque en el caso que nos ocupa, el hallazgo se realiza a partir de una narratio, narración literaria basada en la tradición, y no en una revelatio divina previa, más próxima al significado medieval.

Pero independientemente de estos matices, lo que sí es cierto es que la primera constancia escrita que se tiene de esta inventio sitúa el descubrimiento en los tiempos del obispo Teodomiro, siendo rey Alfonso II el Casto, entre los años 820 y 830. La noticia causó un gran impacto en toda Europa y fue el detonante de un importante cambio demográfico, social, económico y religioso: la antaño despoblada franja del Camino Francés se convirtió en una ruta de peregrinaje en la que florecieron ciudades hoy en día joyas del Románico. Paralelamente al progreso de la Reconquista, la ruta jacobea se llenó de puentes, monasterios y hospitales para los peregrinos cada vez más numerosos.

Y así hasta nuestros días y la consolidación del Camino de Santiago como una de las rutas más antiguas y concurridas. Aquella inventio es la responsable del ir y venir de millones de personas por el camino de Santiago y todo lo que conlleva un peregrinaje de esa magnitud. A estas alturas poco importa cuánto tenga de hallazgo, descubrimiento o invención porque, como suele decirse, se non è vero, è ben trovato.